Insight

Precisión de los detalles

Your masterclass in product design and development

 

Serie de vídeos Insight de Protolabs

Los vídeos de la serie Insight de Protolabs le serán de gran ayuda para conocer todos los secretos de la fabricación digital.

Regularmente publicaremos un nuevo vídeo con información detallada sobre cómo diseñar mejores piezas. En ellos trataremos temas específicos, como la elección del material adecuado para la impresión 3D, la optimización del diseño para el mecanizado CNC y los acabados de superficie de las piezas moldeadas.

Así que únase a nosotros y no se lo pierda.

 

Insight: Precisión de los detalles


03.04.20

Hola, bienvenido al vídeo de Insight de esta semana.

Te recuerdo que estos vídeos están pensados para ayudarte a dominar la fabricación digital. Si necesitas piezas o prototipos de impresión 3D, moldeo por inyección o mecanizado CNC, aquí encontrarás consejos prácticos que te ayudarán a hacerlo bien.

 

Cuando nosotros —o cualquier otro fabricante— creamos piezas, es muy importante hacer bien los pequeños detalles. Tenemos que asegurarnos de que cuando los imprimamos, ese elemento de la pieza esté justo ahí, y sea exactamente así de ancho y así de profundo.

Asegurarse de que todo esto esté bien depende de la resolución de la máquina que produce la pieza. Esta idea de la resolución hoy en día nos resulta muy familiar; a fin de cuentas, la calidad del vídeo que estás viendo ahora mismo depende de la resolución. Si bajamos la resolución, perdemos la capacidad de ver los detalles.

Al igual que con las pantallas y vídeos, es razonable pensar que cuanto más alta sea la resolución, mejor, pero cuando se trata de la impresión 3D, la forma más eficiente de trabajar es adaptar la resolución a la tarea en cuestión. Por eso, normalmente se trabaja en tres resoluciones diferentes: normal, alta y micro.

La mayoría de las piezas que la gente necesita imprimir normalmente salen bien con la resolución normal. Esta es la impresión estándar, cuando no existen elementos increíblemente detallados.

A medida que aumenta la precisión del diseño, pasamos a la resolución alta. A este nivel hablamos de elementos en una escala de aproximadamente 0,1 milímetros. Es un trabajo detallado, con elementos bastante pequeños.

Pero, ¿qué sucede cuando eso no es suficiente? ¿Qué pasa si se necesita una mayor precisión?

Cuando se necesita un nivel de detalle muy elevado —hablamos de piezas con elementos que miden centésimas de milímetro—, es el momento de pasar a la resolución micro.

En cualquier caso, cuando se trabaja a esta escala, es necesario pensar muy bien el material utilizado. La mayoría de las veces un plástico estándar no será capaz de lograr un nivel de detalle lo suficientemente alto y, aunque lo consiguiera, nos arriesgamos a perder rigidez.

Por ejemplo, en Protolabs recurrimos al MicroFine Green, un material especialmente diseñado para este tipo de trabajos de precisión. Cuando construimos materiales con él, las capas individuales salen con solo 0,025 mm de grosor. Eso es realmente muy, muy pequeño, y permite tolerancias verdaderamente estrictas. 

Como su propio nombre indica, MicroFine Green es de color verde brillante y sus propiedades mecánicas lo hacen bastante duradero y rígido. De los plásticos comunes, al que más se parece es al plástico ABS. Es más rígido que el Watersheed —un material transparente y microfluídico—, y los elementos tienden a ser más duraderos que los materiales de impresión 3D similares que trabajan a esa escala.

Dicho esto, este material, y la mayoría de los materiales que se utilizan a nivel microfino, no suelen ser suficientemente duraderos para aplicaciones de uso final. Es decir, probablemente no te servirá para construir el producto acabado. En cambio, para lo que funciona de maravilla es para construir rápidamente prototipos que requieren este nivel de detalle.

Actualmente, la mayoría de las empresas y diseñadores que trabajan con estos materiales los están utilizando para crear prototipos de pequeños componentes para dispositivos médicos de forma rápida y fiable. Como te puedes imaginar, en este sector es muy importante hacer bien los detalles pequeños, y por eso la resolución debe ser siempre la más alta posible.

Ah, y otra diferencia entre estos tipos de plásticos y las impresiones convencionales es el acabado. Si las piezas tienen un acabado estándar, normalmente las granallamos para que queden bonitas y lisas.

Para piezas de resolución micro, normalmente nos saltamos ese paso, porque el chorro de arena no es especialmente eficaz para preservar los pequeños detalles. Lo cual es lógico, pensándolo bien.

Así que la próxima vez que quieras diseñar una pieza para la que se necesite una precisión increíble, asegúrate de que quede bien en verde.

Esto ha sido todo por hoy. Espero que te haya parecido interesante.

¡Hasta el próximo viernes!

 

With special thanks to Natalie Constable.

 

Otros vídeos >

Suscríbase a Insight

Suscríbase ya y no se pierda ningún vídeo de la serie Insight de Protolabs.

Suscríbase a Insight

Contenido relacionado