Una pieza resistente: el aluminio anodizado

viernes, 15 de marzo de 2019 Matt Hatch

¿Sabía que el óxido de aluminio, la capa protectora que se forma mediante el anodizado del aluminio, es prácticamente tan dura como el diamante y lo hace extremadamente resistente a las abrasiones? También ofrece una resistencia excelente a la corrosión.

Si necesita proteger su pieza de aluminio en condiciones de trabajo extremas o incluso tan solo darle un acabado decorativo, el anodizado podría ser una buena opción. Ahora que Protolabs ofrece el anodizado entre sus servicios, podemos ayudarle a asegurarse de que quede perfecto respondiendo a todas sus preguntas.

¿Qué es el anodizado?

El anodizado es el proceso electrolítico de pasivación empleado para incrementar el espesor de la capa de óxido en la superficie de piezas metálicas. Se le denomina anodizado ya que la parte que se trata forma el ánodo de un circuito eléctrico. En Protolabs utilizamos el anodizado con ácido sulfúrico.

Pieza aluminio CNC

¿Dónde me lo pueden realizar?

Creemos que lo coherente es que recurra al fabricante al que le ha externalizado su producción según demanda. Somos los más indicados para guiarle en el proceso completo desde el diseño inicial de la pieza hasta el paso final de anodizado. No hace falta recurrir a otro proveedor ni realizar un nuevo pedido.

¿Qué tipo de anodizado necesito?

Pregúntese para qué desea anodizar la pieza de aluminio, ¿para protegerla o por fines estéticos? Esto influirá en el espesor de la capa anodizada que necesite: cuanto más espesa es la capa, más protección ofrece.

Para acabados decorativos necesitará un espesor mínimo de 5 µm, hasta un máximo de 25 µm. Debería cumplir con la norma ISO 7599. Por lo tanto, recomendaríamos un espesor de 15 a 25 µm para piezas que haya que teñir.

Si necesita una mayor protección contra la corrosión y la abrasión, necesitará un acabado anodizado duro de acuerdo con la norma ISO 10074. De esta forma, el espesor mínimo es de 25 µm hasta un máximo de 50 µm.

Mango anodizado
Acabado de superficie duradero y decorativo para piezas de aluminio.

¿Qué aleaciones de aluminio debería usar?

Esto dependerá en parte del uso final de la pieza. Las aleaciones más comunes que se utilizan son las de serie 6XXX.

En Protolabs ofrecemos aleaciones 6082, 7075 y 2024 y nos parece que la 6082 es adecuada para la mayoría de usos.  Tanto la aleación 7075 como la 2024 requieren unas condiciones de proceso particulares, pero se pueden anodizar siempre y cuando nos lo haga saber con antelación.

¿Toda la superficie quedará anodizada?

El anodizado recubrirá el 99,9 % de la superficie.  ¿Qué ocurre con el 0,1 % restante?  El proceso requiere que al menos una parte de la pieza funcione de conductor eléctrico en todo momento, así que esa parte no quedará recubierta.

Eso implica que tendrá que tener en cuenta cómo se montará o se fijará la pieza.  El dispositivo de sujeción de la pieza con guía sirve para dos propósitos: mantener el contacto eléctrico y también asegurar que la pieza no se caiga durante el proceso.

En la mayoría de casos la parte conductora o de sujeción puede situarse en superficies no críticas o decorativas.  Normalmente lo que proporciona un buen contacto eléctrico es un orificio roscado. El anodizado duro requiere voltajes mucho más altos, por lo que fijar el contacto es crucial y a veces puede ser preciso instalar un perno roscado.  Si trabaja con nosotros, podemos decidir la mejor posición en la que colocarlo; normalmente estaría situado en una cara oculta para que las marcas de contacto no sean visibles.

¿Hay otras alternativas al anodizado?

Existe una multitud de acabados distintos para una pieza de aluminio. Depende realmente de la funcionalidad que necesite.  El recubrimiento por conversión de cromato, por ejemplo, ofrece una capa protectora al aluminio y constituye una base excelente para la pintura y, como acabado en sí, proporciona una mayor resistencia a la corrosión.  También tiene la ventaja de retener la conductividad del metal.

La ventaja de trabajar con nosotros, desde el inicio hasta la parte final, es que podemos entender claramente las necesidades de su diseño y la funcionalidad final de la pieza a medida que se va llevando a cabo el proceso.  Esto nos coloca en una posición excelente para asesorarle durante el proceso, no solo en su diseño, sino también sobre la manera en que el acabado afectará al mismo o sobre cómo lo protegerá.

Si necesita una pieza de aluminio resistente, el anodizado es una opción excelente, aunque existen otras alternativas.  Deje que le asesoremos sobre las diferentes opciones que existen y cual le convendría más.