Una nueva era para la impresión 3D en Europa

lunes, 22 de noviembre de 2021 Matt Hatch

En Protolabs, uno de los principales proveedores de servicios de fabricación mundiales, estamos encantados de inaugurar oficialmente nuestro nuevo centro de excelencia en impresión 3D en la localidad alemana de Putzbrunn, cerca de Munich. Se trata de unas instalaciones de primera categoría repletas de tecnologías pioneras, empleados sumamente cualificados y un sinfín de beneficios para la sostenibilidad.

Esta expansión proporciona a nuestros clientes acceso a plazos de entrega aún más breves y a más de 60 impresoras 3D industriales que permiten crear piezas de metal y plástico mediante un amplio abanico de tecnologías de fabricación aditiva.

 

Este paso no podría ser más oportuno, en un momento en el que los clientes de sectores como el aeroespacial, el eléctrico, el industrial, el médico, el energético y el de automoción apuestan por la inversión tras el relajamiento de las medidas de confinamiento.

«Estamos encantados de inaugurar nuestro nuevo centro de impresión 3D europeo en Putzbrunn, con la importancia estratégica que tendrá para los clientes de Europa», explica Bjoern Klaas, vicepresidente y director general de Protolabs Europa.

«Las nuevas instalaciones de producción expanden nuestra capacidad y permiten continuar desarrollando tecnologías de impresión 3D pioneras de cara al futuro. Nuestros clientes disfrutarán de una gama de servicios aún más amplia. No cabe duda de que esta nueva inversión nos ayudará a cumplir nuestra promesa de entregar los prototipos y las tiradas cortas de piezas de producción en solo unos días».

También hemos reforzado nuestro compromiso con el medio ambiente, con la inclusión de diversas características de sostenibilidad en el diseño de la planta de Putzbrunn. Esto obedece a los requisitos de la certificación ISO 14001 y a nuestro deseo de ahorrar recursos y reducir nuestra huella de carbono.

Todo ello queda patente no solo en el consumo energético, que se ha reducido gracias al aprovechamiento de las capacidades de recuperación térmica y del calor residual, sino también en las interrelaciones inteligentes entre los procesos de ingeniería.

La nueva planta, que mantiene las emisiones de ruido por debajo de 26 decibelios, contiene además estaciones de carga para vehículos eléctricos e híbridos en su propio aparcamiento y consume una combinación de energías ecológicas.

«La inauguración del centro de impresión 3D ilustra nuestra estrategia corporativa a largo plazo, centrada en tecnologías en rápida evolución, mercados que cambian a un ritmo vertiginoso, el respeto por el medio ambiente y empleados de primera clase», añade Bjoern.

«De este modo, deseamos cumplir con nuestra responsabilidad social y, al mismo tiempo, prestar un servicio sin igual a través de la fabricación digital. Se trata de un enfoque que permite a los clientes desarrollar sus productos con más rapidez, comercializarlos antes, disminuir los costes de fabricación y lograr una cadena de suministro flexible a lo largo de todo el ciclo de vida del producto».